logo

LA MENTE EN EL CUERPO

Este curso pretende ser un viaje por las ciencias cognitivas desde la historia del pensamiento occidental y oriental, las bases filosóficas que lo desarrollaron, los avances científicos que han cimentado las teorías vigentes en neurociencia, los nuevos descubrimientos que están extendiendo las fronteras del cerebro al cuerpo para acabar en una reflexión sobre la ciencia como sistema de conocimiento frente a, o junto a, la búsqueda interior como unión del observador y lo observado.

  1. Teorías de la mente y el nacimiento de la neurociencia.

Hay que retroceder hasta el siglo XVI, al debate abierto por Descartes sobre la dualidad entre cuerpo y mente, para conocer el establecimiento de las bases de la neurociencia moderna. Para el filósofo y matemático francés el cerebro era una máquina de gran complejidad pero era la mente, sede de las emociones y memoria, lo que hace únicos a los seres humanos, idea plasmada en su famosa frase “pienso, luego existo”.

“Sin fósforo no hay pensamiento” fue el lema de los primeros neuro-científicos del siglo XIX, asentando así las bases y métodos de estudio del cerebro como única forma de entender la mente humana. Repasaremos los avances científicos que abrieron una ruta intermedia entre el dualismo cartesiano que separaba la mente y el cuerpo como entidades independientes y el materialismo orgánico que defiende la única existencia de los procesos cerebrales, para asentar las bases de la neurociencia moderna.

  1. ¿Cómo se mide el funcionamiento del cerebro?

Los estudios de neurociencia proponen mecanismos cerebrales que subyacen a la cognición basándose en las medidas experimentales de la actividad cerebral. Pero, ¿cómo se mide la actividad del cerebro? Se hará un repaso del concepto de respuesta neuronal u oscilaciones, es decir, cómo responde nuestro cerebro cuando estamos realizando una tarea, pensando, o durmiendo. Veremos qué pueden medir las técnicas más usadas hoy en día, y cómo nos pueden ayudar a estudiar el cerebro.

  1. Hasta dónde ha llegado hoy la neurociencia: proyecto connectome.

Los estudios más avanzados hoy en día en neurociencia centran sus esfuerzos en comprender cómo se conecta el cerebro entre sí. Se expondrá cómo se relacionan las diferentes partes cerebro formando las redes neuronales, y qué implicaciones clínicas y sociales tiene el proyecto internacional más ambicioso hoy en día: el proyecto connectome entre Estados Unidos y Europa.

  1. ¿Hacemos aprender al cerebro o el cerebro nos hace aprender?

Ramón y Cajal, descubridor de las neuronas, decía que “somos escultores de nuestro propio cerebro”. La mente necesitaría de un órgano, sea el cerebro o cuerpo, para manifestarse y es por tanto dependiente de su buen funcionamiento o preso de sus alteraciones. Sin embargo, esta interdependencia o correlación no aseguraría su causalidad sino su coexistencia.  Esta idea pone en debate las implicaciones científicas y sociales de suponer tal causalidad orgánica. La pasividad en la que queda el ser humano al verse fruto de su biología (genética, configuración cerebral y metabólica) condiciona su propio comportamiento.

  1. La mente corporizada: modelos filosóficos y experimentales.

Hoy en día, la teoría dominante sitúa la mente en el cerebro siendo un proceso emergente del mismo. Sin embargo, la filosofía occidental ya plasmaba entre sus conceptos la idea de una mente corporizada. En tradiciones orientales, como la medicina ayurvédica o la islámica, la mente necesita de la cooperación de todos los órganos, dotando al cuerpo de un papel fundamental en la cognición. Repasaremos algunos modelos teóricos occidentales y sus implicaciones psicológicas, y nos apoyaremos en experimentos científicos que resaltan la importancia del cuerpo: Nuestro cuerpo no sólo manifiesta nuestras ideas o emociones, sino que influye en ellas.

  1. El corazón vuelve a ocupar su lugar.

Históricamente se ha considerado al corazón asentamiento de la conciencia e incluso de la memoria. La palabra corazón viene del latín recordis, volver a pasar por el corazón. Aunque la ciencia europea desde la edad media hasta nuestros días sitúa al cerebro como único centro de la cognición, la ciencia más avanzada está devolviendo un papel protagonista al corazón. Revisaremos los trabajos más recientes sobre la influencia del corazón sobre el cerebro en la percepción. Trabajos novedosos y rompedores que están haciendo tambalear los pilares de la neurociencia.

  1. Corazón y demencia.

Existe un gran consenso en la clínica sobre la relación entre las enfermedades cardiovasculares y la demencia. La agencia de salud de Estados Unidos calculó que la prevención de los factores de riesgo cardiovascular podría evitar la incidencia de hasta 7 millones de casos de Alzheimer. Hasta ahora la demencia estaba considerada una alteración de origen casi exclusivamente cerebral. Sin embargo, recientes hallazgos sobre la interacción corazón-cerebro están abriendo nuevos frentes de investigación y prometedores tratamientos de prevención.

  1. ¿Moldea nuestro intestino el estado de ánimo?

Los microrganismos que habitan nuestro intestino, el microbioma, alteran el desarrollo cerebral pudiendo influir en las enfermedades psíquicas y neurodegenerativas. Recientes estudios muestran que estos microrganismo influyen día a día en las funciones cerebrales y en factores de nuestro comportamiento como la ansiedad, humor, cognición y la percepción del dolor.

La influencia del intestino sobre el cerebro. Hablaremos de un órgano muy desconocido, el intestino, para ver cómo funciona, quien lo habita y cómo influye en los procesos mentales. Como ejemplo, veremos cómo recientes investigaciones apuntan al intestino como una de las claves en el tratamiento del autismo.

  1. La meditación desde la ciencia moderna.

El estudio de cómo actúa o deja de actuar nuestro cerebro durante la práctica de la meditación ha abierto el debate a cuestiones muy básicas en las neurociencias: ¿Qué hacemos cuando no hacemos nada? ¿Está nuestra percepción influenciada por la subjetividad? ¿Nos engaña nuestra propia mente? Estudiaremos cómo nos está enriqueciendo el puente ya abierto entre la ciencia occidental y la metodología contemplativa oriental, en este caso budista. Veremos cómo la meditación puede transformar no sólo nuestros mecanismos de atención, sino la percepción de nuestra calidad de vida.

  1. Deconstruyendo las ciencias de la mente.

A lo largo de las ponencias anteriores hemos visto que la ciencia moderna considera a la consciencia o mente como un proceso emergente de la actividad del cerebro. Hemos explorado sus valiosos alcances y sus limitaciones metodológicas. Los nuevos avances están extendiendo las fronteras de nuestro conocimiento dando lugar a ideas tan rompedoras como que el corazón o nuestro intestino influyen en ese proceso que llamamos mente. Y estamos viendo que estudiar algo tan individual como la meditación está haciendo replantearnos cómo percibimos la realidad. Todo esto nos puede llevar a preguntarnos si la mente es mucho más que lo que se puede descubrir científicamente. Cómo concibamos el mundo y lo que pensemos que somos influirá en lo que hacemos. La última ponencia es una invitación a reflexionar y “deconstruir” las ciencias siguiendo preguntas como ¿Tiene la ciencia el monopolio del conocimiento? ¿Qué es demostrar y qué es mostrar? ¿Se han separado las religiones de la ciencia? ¿Puede la mística ser parte del método científico?

Todas las ponencias serán documentadas con artículos científicos, alusión a textos tradicionales tanto de Oriente como de Occidente, vídeos divulgativos y explicativos en un lenguaje claro pero recurriendo a términos científicos o históricos con los que iremos haciéndonos familiares. Se recomendarán lecturas divulgativas y de carácter técnico para completar las ponencias. Si los alumnos están interesados, se podrá hacer una visita a las instalaciones de la universidad para ver cómo se investiga y funcionan los equipos de medición de la actividad cerebral (Centro de Tecnología Biomédica de la UPM-UCM), así como se podrá realizar una sesión guiada de iniciación a la meditación o conciencia corporal.

 

Profesora: Nazareth Castellanos. Física. Doctora en  Neurociencia.Duración del curso: 20 horas. 10 sesiones de 2 horas.

Fechas: del 3 de octubre al 5 de diciembre.

Horario: martes de 16.45 a 18.45 h.

Precio: 500 €. 2 cuotas de 250 €.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR