Testimonios

Mi experiencia en Petrarca está muy unida a los cursos de historia y a los viajes. Ambos temas relacionados.
Bruno Pujol es un gran story-teller. Sabe entresacar lo importante de un bosque de datos y fechas. Lo cuenta con garra y gracia, mantiene la atención de la clase como nadie. La transversalidad de su relato es otro plus. Relacionar lo que pasaba en ese momento en otra parte ayuda a fijar referencias. Viajar con él es un placer y la riqueza de conocimiento aplicado sobre el terreno lo convierte en toda una experiencia. Su dominio del campo de la música o el cine es otro gran plus.

Cristina es una excelente Directora y clave en la fantástica imagen y progresión de Petrarca en estos años.

Recomiendo a cualquiera que comparta lo mucho que nos aporta Petrarca.

 

Javier Salaverri. Alumno

Me apunté a Petrarca por las opiniones positivas, que recibí de familiares que habían cursado cursos de distinta índole.
En mi caso, de las muchas y distintas opciones disponibles, me incliné por las sesiones de historia conducidas por el profesor Bruno Pujol.

La experiencia no ha podido ser más positiva. En gran parte por la forma amena y didáctica con la que el profesor Pujol comparte sus vastos conocimientos. Y la importancia que presta al contexto histórico en el que se suceden los principales hitos, clave para una mejor comprensión de los mismos.
La visita los martes a Petrarca se ha convertido en un fijo en mi agenda y en una fuente de conocimiento y entretenimiento que recomiendo a todos aquellos que tengan tiempo e interés en seguir aprendiendo.
Tengo pendiente apuntarme a algunos de los interesantes viajes que organiza con gran éxito el propio instituto.

 

Jaime Salaverri. Alumno

La puerta del Instituto Petrarca se me abrió con la» Introducción a la Oratoria» hace casi 10 años . Desde entonces no he dejado de asistir a varios cursos de historia con Bruno Pujol, filosofía con Ignacio Verdú y neurociencia con Nazareth Castellanos. Asistía también a las conferencias que se impartían en el mismo centro animando de paso a mi marido a que se apuntara también al «cole» .

Empezamos a viajar con los nuevos amigos hechos en Petrarca . Un grupo que sigue hasta hoy con humor y buen talante vibrando juntos. Las escapadas que hicimos a Trieste, a Palermo, Chipre , Dunkerque ,y más sitios siempre estaban muy bien organizadas por Bruno Pujol y Cristina Alonso, el alma del Instituto. Las conferencias de Bruno en el autobús, las canciones y las risas durante el traslado de un monumento a otro nos hacían pasar unos días estupendos.. Se vuelve renovado y estimulado con el grupo Petrarca.

 

Bettina Kadner. Alumna

No recuerdo cómo llegué a Petrarca, pero el caso es que disfruto mucho de los cursos y viajes, muy interesantes, amenos, variados y con muy buen rollo.

Magníficos profesores

Lo único malo es no tener tiempo para apuntarme a más.

 

Adela Bermúdez. Alumna

Dicen que lo bueno suele ser breve, y estoy de acuerdo. Bastan unas palabras para decir, que es estupendo encontrarse con profesores que transmiten con tanto entusiasmo lo que para ellos es pasión. Bruno es uno de ellos. Aprendo y agradezco cada clase.
Los viajes una pasada! Gente afín y disfrutona…
Gracias Cristina. Gracias Bruno.

 

Marta Gómez de la Serna. Alumna

Petrarca me permite aprender y profundizar en los temas que siempre me han interesado y a los que ahora puedo dedicar más tiempo.
Su variedad de propuestas y la capacidad comunicativa de sus profesores es una garantía para seguir avanzando en el enriquecimiento personal y una oportunidad de no ser atrapado por el hábito obsoleto del día a día.

 

María del Mar Manca. Alumna

Conocí Petrarca hace ya unos años y no puedo estar más que agradecida. La oferta de cursos y viajes es espectacular y los profesores inmejorables. Pero lo que hace de Petrarca uno de mis lugares de reunión preferidos es que todos formamos una gran familia donde reinan el respeto y la educación, algo que valoro enormemente.

 

Camino Echeverría. Alumna.

¡Me encanta el Instituto Petrarca! Llevo varios años asistiendo a diferentes cursos de humanidades y nunca me han defraudado: historia, filosofía, arte, música…los temas son siempre tratados desde un punto de vista original y a la vez riguroso.
Su directora, Cristina Alonso, siempre está disponible para aconsejarte sobre las nuevas clases que se imparten y organiza unos viajes culturales que añaden al Instituto un encanto único.

 

Beatriz Góngora. Licenciada en Historia del arte

Llevo ya cinco años en Petrarca. La prejubilación se tornó definitivamente en positiva cuando llené mi agenda semanal con las actividades adecuadas. Y aquí ocupa su lugar en mi vida el Instituto Petrarca.
Ubicado en un lugar idóneo, con instalaciones cómodas y gratas, y con unos empleados que a la eficiencia suman la cordialidad para con todos, tiene un programa de cursos que complace a todos sus alumnos.
Los cursos, los hay cortos o que duran el año académico completo, abarcan las distintas áreas de la Cultura y las Humanidades, cuya enseñanza parece que cada vez está siendo más demandada.
El profesorado es magnífico. Diseñan los cursos teniendo en cuenta las preferencias de los alumnos, cumplen los programas con rigor y envían la documentación por mail.
Con tanta excelencia es fácil crear un ambiente muy cordial entre los alumnos. Soy testigo de las grandes amistades que se han hecho en Petrarca. Es otro aspecto por el que estoy muy agradecido al Instituto.
Dejo para el final los viajes organizados por Petrarca. Por toda Europa, también atendiendo a los gustos de los alumnos, con una organización cuidada al detalle que comprende hoteles magníficos y bien ubicados, excursiones especiales (cruceros etc.), asistencia a óperas, conciertos de piano, etc. Y siempre con buenos guías y el acompañamiento inestimable del profesor de Historia y de la Directora del Instituto.

 

 

Jesús Sánchez-Ventura. Alumno

Llevo dos años en el Instituto de Humanidades Petrarca y en los cursos de Bruno Pujol
No tengo palabras para trasmitir la  maravillosa experiencia que me supone asistir a sus clases.
Es un grandísimo comunicador; hace las clases tan interesantes, amenas , didácticas y sobre todo es asombroso su conocimiento.
Podría estar horas escuchándole.

 

Eloisa Góngora. Alumna

Quiero comparar mi experiencia en el Instituto Petrarca con mi caminar a través de la vida en dos elementos que nos vienen impuestos como son, la familia y la educación. Ninguno de los dos los elegimos y es en nuestra madurez cuando escogemos nuestra trayectoria. Para mi esta experiencia basada en estas reflexiones ha sido muy satisfactoria en primer lugar por la elección en libertad y en segundo lugar y no menos importante por la calidad de la enseñanza a través del entusiasmo y alto conocimiento sobre la materia del profesor Bruno Pujol

 

Juan José Brenes. Alumno

No es fácil escribir unas líneas sobre Petrarca sin caer en el empalago, pero voy a intentarlo.

Lo descubrí gracias a mi mujer, quien a su vez lo conoció a través de otro alumno. Siempre me trasmitía alabanzas, que se incrementaron cuando fue, ella sola, a un viaje al sur de Italia. A mí me despertó la curiosidad y tanto ponderó esta experiencia que ambos nos apuntamos al siguiente viaje. Ni más ni menos que Israel.

Este viaje me sirvió para dos cosas, confirmar los elogios que me había hecho llegar y constatar que la historia comienza antes del 1 de septiembre de 1939. Mucho antes, incluso.

Pues ahora estoy enganchado. Gracias al cuerpo de profesores de los que he recibido clase he descubierto que existió la cultura sumeria, egipcia, asiria, persa o que la expedición de Colón a América fue el origen de una obra colosal de la Monarquía Hispánica.

Cuando ya has vivido más de lo que te queda por vivir y las actividades profesionales dejan paso a que cada uno manejemos con libertad nuestra agenda, Petrarca me ha cubierto un hueco fundamental.

Hace poco, en el tradicional brindis que precede a las comidas de Petrarca en los viajes, en este caso en Beirut, una inteligente y graciosísima alumna declaraba “estar abducida por Petrarca”. No sé si llego a este nivel, pero casi.

 

Enrique García Ramos. Alumno

Llevo yendo a Petrarca tres años y la verdad es que estoy encantada. Los cursos son la mayoría trimestrales así que a lo largo del año puedes hacer varios y de muy variados temas. A mi personalmente me encantan los de historia pero este año he hecho uno de música que me ha entusiasmado.

También organizan viajes estupendos. Este año he ido a dos, a Jordania y a Jerusalén. Este último ha sido interesantísimo entre otras cosas porque había hecho un curso el año pasado sobre judaísmo con lo cual lo aproveché doblemente .
Aparte de las amigas que se han apuntado conmigo he conocido a otras muchas. Todas encantadoras y estupendas compañeras de viaje.

A veces organizan conferencias con ponentes de primera; me encantaron las de geopolítica de Florentino Portero .
En fin, ¡un lugar para aprender disfrutando!
Gracias a todos los profes que lo hacéis posible.

 

Cecila Mérida. Alumna

El viaje que he realizado con Petrarca , y los que espero realizar en el futuro, lo encajo en mis viajes culturales.
Independiente del destino, Petra fue maravilloso, mi impresión del viaje es inmejorable:
Organización y participantes, un 10+
Además es una buena oportunidad de conocer a alumnos de los cursos.

 

José Luis Várez. Alumno

La formación que he recibido en Petrarca ha sido excelente para mí y para mi empresa. El análisis que se ha hecho de la situación mundial, teniendo en cuenta la historia, las biografías de los grandes líderes actuales, la cuestión económica y energética y la historia comparada con otros países ha resultado fascinante. Ahora veo el mundo de otra manera y tengo una formación mucho más transversal de los temas de la actualidad.

 

Patricio González. Alumno

Para mi Petrarca es un centro donde puedo satisfacer los deseos que he tenido siempre de aprender y al mismo tiempo conocer personas con las mismas inquietudes, que también es enriquecedor.

 

Erlinda Bóveda. Alumna.

Muy satisfecho con mi experiencia todos estos años con las actividades del Instituto Petrarca.

Los numerosos cursos de humanidades a los cuales he asistido, han estado muy bien diseñados e impartidos por un excelente panel de profesores, contenidos profundos pero divulgativos, adaptados a la audiencia.

Los destinos de los viajes relacionados con la cultura y la historia, magníficamente elegidos y liderados por el profesor Bruno Pujol.

 

José Luis Manzanares Blanch. Alumno

Cuando franqueé por primera vez el umbral del lnstituto Petrarca, hace algunos años, siguiendo la recomendación de varios buenos y cultos amigos, no sabía muy bien qué me iba a encontrar. De suerte que, con la imaginable expectación, me introduje en su sede. Y lo que allí encontré me pareció bueno, diría que muy bueno. De un lado, un claustro de profesores, altamente cualificados, deseosos de enseñar y de otro, un conjunto de alumnos ansiosos por sumergirse en el mundo de las humanidades. Con esos ingredientes la receta no puede fallar.
Me gustó el ambiente relajado que se respira y lo fácil que resulta trabar relación con gente interesante. Añádase a todo esto los viajes culturales que promueve el lnstituto con bastante frecuencia. De hecho, acabo de regresar del último de ellos a Sicilia, que ha resultado muy interesante. Creo que acerté cuando encaminé mis pasos a Petrarca

 

Pedro Cardelús. Alumno

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies